Música

Los turcos dieron a su música una riqueza única gracias a la incorporación de musicales particulares de cada región, esto construyó un legado transmitido por los Aşiklar, equivalentes a los trovadores occidentales, que mantuvieron la memoria cultural hasta nuestros días donde las condiciones tecnológicas permitieron su registro.

Los ejércitos otomanos fueron acompañados en sus campañas por una expresión particular de la música turca y hoy puede apreciarse en Estambul y otras ciudades de la Turquía moderna gracias al Mehter takimi (Banda Jenízara), interpretando timbales, clarinetes, címbalos, platillos y campanas.

Por último, el tercer aspecto a destacar es sin lugar a dudas el inconfundible sonido que rodea a los Derviches Giróvagos o Mevleviler, protagonizado por la flauta de caña o ney, que puede ser apreciado en Konya durante el festival anual en honor al famoso místico sufí Mevlana (s. XIII).

 

Facebook
Twitter