La adicción a la comodidad

Cada causa y cada verdad noble ganarán constancia e identidad universal por medio de la determinación de sus partidarios de protegerla y por su devoción hacia ella.

Si aquellos que abrazan esas causas y verdades no tienen percepción, fe y perseverancia, aquello que hayan abrazado finalmente quedará borrado de la memoria humana por la hostilidad de determinados enemigos.

***

Tal como el agua estancada apesta y se pudre al perder su fluidez, la fuente de vida de aquellos perezosos quienes se abandonan a la comodidad y al confort comienza a pudrirse inevitablemente y se convierten en perdedores. El deseo de confort es la primera alarma y señal de la muerte. Sin embargo, aquellos cuya sensibilidad está paralizada no pueden oír la alarma o comprender la señal y no hacen caso a las advertencias y al consejo de sus amigos.

***

La pereza y el apego a la comodidad se cuentan entre las razones principales de la privación y la humillación. La gente inactiva, que se ha abandonado a sí misma a la comodidad, algún día caerán tan bajo que esperarán que hasta sus necesidades básicas sean suplidas por otros.

***

Una vez que a la adicción extrema de quedarse en casa se le añade la comodidad despreocupada, el "frente" quedará abandonado y la gente se volverá cobarde. Si este declive no se reconoce y la situación no se maneja inteligente y debidamente, el resultado será la perdición y algo espantoso.

***

Los que se van del "frente" porque se han vuelto adictos a la comodidad de sus hogares o debido a la lujuria por lo general se encuentran exactamente con lo contrario de lo que ellos esperaban. ¡Pueden hasta perder sus hogares tan bellos y sus niños tan preciosos! ¡Cuán real es esta acusación hecha por una madre a su hijo, un comandante que no había peleado con valentía cuando debía haberla tenido: "Tú no luchaste como un hombre en el campo de batalla, así que ahora, por lo menos siéntate y llora como mujer"!

***

Para un ser humano, el cambio y el abatimiento son normalmente lentos y silenciosos. A veces hasta un poquito de desinterés, un corto desvío del "grupo" puede causar un colapso completo y una pérdida total. Sin embargo aquellos que han desfallecido se ven a sí mismos como si aún estuvieran en la misma línea y en la misma situación, ellos no se dan cuenta de que se han hundido hasta el fondo de un pozo profundo como la altura de un minarete.

***

Algunas personas que abandonan el camino hacia el esfuerzo y la lucha con un sentimiento de culpa, como si fueran fugitivos u holgazanes, es muy probable que se defenderán a sí mismos y criticarán a sus amigos que continúan sirviéndoles. Es casi imposible que tales personas se escapen de su desviación y regresen a su línea original. El Profeta Adán recuperó su rango anterior con una sola obra, es decir, confesó su falta después de que ésta había caído en el olvido. Satanás, al contrario, no obstante la gravedad de su pecado, trató de defenderse a sí mismo y cayó en la frustración eterna.

***

Las personas que han perdido el ánimo, la voluntad y el afán, influyen en el coraje y la fuerza de la devoción de aquellos que los rodean. A veces solamente un poquito de titubeo o reticencia que despliegue un individuo irresoluto, causa un sobresalto y una pérdida de esperanzas tan grande como la muerte de cien personas. Un desastre semejante solamente incita a los enemigos de la nación a atacarnos.

***

Los niños, la familia y las posesiones mundanas atraen a la gente y son una prueba ardua que Allah nos pone. Aquellos que franquean dicha prueba con éxito son los decididos, resueltos, de fuerte voluntad, quienes mañana y tarde renuevan desde lo más profundo de sus corazones sus juramentos de lealtad a la verdad con la cual ellos se han comprometido.

Facebook
Twitter