Los Recursos Naturales

Los documentos históricas más antiguas revelan que la estructura de base de la cocina turca era va establecida en la época nómada y en los primeros Estados Turcos asentados de Asia.

Las disposiciones culinarias de esta época / antigua respecto a la carne, productos lácteos, legumbres, cereales son siempre el centro de la cocina turca. Los Turcos cultivaban el trigo y lo utilizaban abundantemente para preparar diversos tipos de pan, con o sin levadura, cocinados en los hornos de ladrillo, sobre una placa térmica o debajo de la brasas.

El Manti (tipo de ravioli) y el bugra (antepasado de bórek o pasta hojaldrada rellena atribuida a Bugra Khan de Turkistán) figuraban ya en la época entre los platos más apreciados. Rellenar no solamente la pasta también todo tipo de verduras era una práctica muy común, como podemos comprobar hoy con diferentes tipos de "dolma". La carne en brocheta o a la parilla, llamada más tarde "kebab", y los productos lácteos como el queso y el yogur eran los alimentos de base de los pastores turcos. Introdujeron estos usos en Anatolia durante el siglo XI donde descubrieron el arroz, las frutas y las legumbres de la región y también centenares de especies de pescado de los tres mares que bañan la península.

Estos maravillosos ingredientes nuevos han sido asimilados por la cocina de base durante los siglos siguientes.
La Anatolia es conocida como la "cesta de pan del mundo". Turquía hoy en día es uno de los países del mundo que la producción es suficiente para alimentar su población y para exportar. La geografía es tan variable que en dos a cuatro horas de ruta uno se encuentra en una zona diferente con todos los cambios de paisaje, temperatura, altitud, humedad, vegetación y meteorología que se puede suponer. El paisaje turco combina las características de los tres continentes viejos - Europa, África y Asia - y una diversidad ecológica que supera todos otros lugares situados al sur del paralelo 40a . La diversidad de la cocina refleja entonces en la del paisaje y de sus variaciones regionales.
En la región este se encuentran montañas escabrosas coronadas de nieve, los inviernos son largos y fríos. Sobre las mesetas altas, la primavera señalada por las flores salvajes y el curso del agua se prolonga por un verano largo y fresco. En esta región donde la ganadería predomina, la alimentación está compuesta de quesos, yogur, mantequilla, miel, carne y cereales. Los inviernos largos se soportan mejor con la sopa de yogur y albóndigas aromatizadas con hierbas de montañas, y finalizar con unas tazas de té.
En el centro de Turquía, las mesetas secas con colinas onduladas alternan con los extensos campos de trigo ilimitados y rocas áridas que se riñen, en función de la posición del sol, de colores más sorprendentes del oro, de violeta y de grises fríos y calientes. A lo largo de las rutas comerciales se podrá encontrar ciudades antiguas con huertas y jardines exuberantes.

Konya, capital del imperio Selcuk (el primer estado turco en Anatolia), era en el siglo XIII un centro cultural que atraía los sabios, místicos y poetas de todos los países del mundo. La cocina abundante de Konya hoy en día, con sus kebab cocinados en horno (tandir o horno en forma de pozo excavado en el suelo y revestido de ladrillos), sus empanadas (bórek), sus platos de carne y de legumbres y su turrón (helva), es la herencia de los banquetes celebrados en 1237 por el Sultán Alaaddin Keykubat. Al oeste, los valles calientes y fértiles se extienden entre las laderas cultivadas de las montañas, y sobre las riberas dentadas de la mar de Egeo, la naturaleza hospitalaria ha facilitado siempre la existencia.

Frutas y legumbres de todo tipo abundan, asimismo los mejores productos del mar. El aceite de oliva es un producto de base utilizado en los platos calientes y fríos. La costa del mar Negro es una zona templada, bien protegida por las altas cimas de Cáucaso y rica en avellana, en trigo y en té. Las gentes del mar Negro son pescadores que se identifican con el hamsi, un pez pequeño local similar al boquerón. Existen como mínimo cuarenta platos diferentes a base de hamsi. Numerosas poesías, anécdotas y bailes folclóricos se inspiran de este delicioso pez.
El sureste de Turquía, muy caliente y desértico, ofrece k más grande variedad de kebab y de pastelería. Los pktos son más picantes en comparación con otras regiones, tal vez para conservar mejor los alimentos del calor o, como dicen los habitantes, para ajustar el calor del cuerpo al calor del exterior.
El centro gastronómico del país es k región de Mármara que comprende Ttack y Estambul, k reina de las ciudades. Esta región fértil y templada posee una variedad amplia de frutas y de legumbres, y el cordero con sabor más delicioso. Los peces que recorren el Bosforo superan por sus variedades a los de otros mares. Bolu, una ciudad de montaña, ha suministrado al palacio del sultán los mejores cocineros y hoy mismo, los más grandes jefes del país son de origen de esta ciudad. Estambul ha sido el foco de k cocina turca y para conocerk mejor, es indispensable realizar un tour de las cocinas del  sultán.

Facebook
Twitter