Las Preocupaciones Contemporáneas: Dieta y Salud

Con el modernismo, las tradiciones pierden terreno.

La espiritualidad, la guía de conducta en la vida cotidiana, pertenece al pasado; ahora se interroga la ciencia.

En la época que las cadenas de restaurantes de comida rápida surgen en todas las partes, es irónico que la alimentación tradicional efectúe también un regreso. Lo que aprendieron nuestras abuelas ha sido confirmado ahora por la ciencia moderna; la dieta más sana está basada sobre los cereales, las legumbres y las frutas, complementado por una pequeña cantidad de carne y de productos lácteos. Algunas combinaciones son preferibles a otras porque se complementan uno al otro para una alimentación más equilibrada.

La cocina turca muestra ejemplos al respecto. En la "pirámide de alimentos" recientemente aprobada por el Ministerio de Agricultura de Estados Unidos se parece a las prácticas seculares de los hogares turcos. Igualmente los famosos menús de los internados o del cuartel, apenas tienen reputación por su gastronomía, son excelentes con su plan nutritivo que ha sido justificado por los descubrimientos científicos más recientes. El plato, referido humorísticamente "nuestro comida nacional, está hecho de judías blancas y de pilaf acompañados de salmuera y de compota de membrillo: es una combinación perfectamente nutritiva que aporta las proteínas, los hidratos de carbono y las sales minerales imprescindibles. Otra práctica insólita consiste de añadir yogur a las espinacas, hoy en día se sabe que el cuerpo necesita calcio de yogur para asimilar el hierro de la espinaca. El yogur, creación de los turcos, se ha convertido un alimento dietético popular. Producto de base en la dieta turca, se conoce desde siempre sus propiedades desintoxicantes. Otras convicciones que no han sido todavía confirmadas por la ciencia moderna, conciernan el papel de la cebolla, utilizada abundantemente en todos los platos para reforzar el sistema inmunitario, el ajo para la tensión arterial y el aceite de oliva como remedio a cuarenta y un alimentos. El debate complejo sobre las grasas mono y polidesaturadas y el colesterol bueno y malo, ha sido completamente trasladado en lo que concierne el aceite de oliva. Visto los conocimientos actuales en materia de dietética, se puede hasta envidiar el almuerzo típico del obrero proverbial de construcción quien, como todos sus semejantes, en verano lanza palabras "afectuosas" a los transeúntes comiendo su pan, queso de feta y sus uvas frescas, y en invierno el pan y el helva al aceite de sésamo.
La variedad de empanadillas rellenas de queso o de carne picada, de pide de carne y de kebab permiten a millones de trabajadores de reponerse rápidamente. Estos platos se preparan totalmente según los métodos seculares.
Uno de los principales culpables de la dieta moderna es el snack que no tiene valor nutritivo y conocido por su aportación inmediata de azucares que completa casi la energía necesaria para el resto del día. La ciencia moderna otra vez ha venido a rescatarlo y snack saludable han sido descubiertos hoy.

Algunos de ellos son muy familiares a los turcos. Por ejemplo los rollos de dulce de frutas. En cualquier tienda de frutos secos usted vera la versión original, como las uvas y albaricoques secos. Al lado, muchos otros artículos esperando ser descubiertos por algún emprendedor original del mercado occidental. Otro caso muy beneficioso para la salud es la mezcla de frutos secos conocida muy bien por ks madres turcas que tienen k costumbre de meter un puñado de frutos secos y pasas en la mochila de los chicos para que comiera algo antes de los exámenes. Esta práctica remonta a ks leyendas antiguas donde el héroe adopta un régimen a base de avellanas y de pasas antes de combatir con los gigantes y los dragones o antes de tejer una túnica de oro para el rey. El príncipe siempre carga sobre el pájaro mitológico, el "Zümrüt Anka", cuarenta sacos de nueces y de pasas para él mismo y de agua y de carne para el pájaro que lleva sobre las altas cimas de Cáucaso.

Lo que concierne en alimentación, es tranquilizante saber que estamos redescubriendo lo que es bueno para k salud pero es frustrante de decir que este conocimiento quedará siempre incompleto si está separado de su contexto cultural y de sus tradiciones espirituales. La Turquía moderna se encuentra confrontada al reto de establecer esta continuidad, en el tiempo de k ingeniería genética, de k producción en serie de alta tecnología y del número creciente de quehaceres domésticos sobre las comodidades. Pero por el momento, los mercados son vibrantes y los platos más sabrosos que nunca, entonces disfrutemos de ellos!

Facebook
Twitter