La Verdadera Historia de Postres: Más Alla de Baklava

Los dulces más conocidos de la cocina turca son el lokum y baklava, dan la impresión que son postres comunes para clausurar la comida.

No es correcto. La familia de postres es mucha más rica y además estos no son los postres típicos que toman parte de una comida principal. Por ejemplo el baklava y dulces similares se toman generalmente con el café o como merienda o después de un plato de kebab.

La comida termina a menudo con una fruta fresca de la temporada que debe su sabor incomparable a la abundancia del sol y a los medios tradicionales de cultivo y de transporte. La primavera comienza con fresas, a continuación cerezas y albaricoques. El verano es la temporada del melocotón, sandía y melón; luego todo tipo de uvas maduran al final del verano, seguida de higos verdes y violetas, las ciruelas, las manzanas, las peras y los membrillos. Naranjas, mandarinas y plátanos son frutas de invierno. En la primavera y en verano, se consume frutas frescas, más tarde frescas o secas, se hace compotas o mermeladas. Las mermeladas únicas que debe degustar son las de membrillo, de guinda y de rosas (hecha con los pétalos de rosa).

La contribución más maravillosa de la cocina turca a los postres son los productos lácteos, la familia de muhallebi. A base de fécula y de harina de arroz, inicialmente sin huevos ni mantequilla, figuran entre los postres raros que.se puede consumir sin culpabilidad.


Cuando la ocasión exige un postre todavía más ligero, se puede omitir la leche y aromatizar con limón o naranja. Los productos lácteos comprenden toda una gama de postres, desde lo más ligero y fino del agua de rosas hasta las variedades de pechuga de pollo. Los postres a base de cereales son los pasteles de hojaldre al horno, los pasteles con levadura fritos y pasteles salteados en la sartén. Los pasteles al horno corresponden al baklava. Son hojaldres de pasta extremadamente finos regados con mantequilla y luego plegados, superpuestos o envueltos después de que hayan sido rellenados de pistachos o nueces molidos o de crema espesa. Se cocina en el horno después se les moja con sirope. Las diferentes variedades son el sultán, el nido de ruiseñor, el turban enrollado que se diferencian en cantidad y emplazamiento de los frutos secos, el tamaño y la forma de trozos y la cantidad del sirope.

Para los dulces de la familia de lokma, se fríe trozos de pasta con un poco de levadura, luego se les empapa en un sirope. Como nombres llevan liebre de bella, ombligo de dama y dedo del vizir.

Para hacer el helva, se saltea en la sartén mantequilla, harina y sémola con piñones, luego se añade azúcar, leche o agua y se cocina unos minutos hasta que estos ingredientes hayan sido absorbidos. La preparación del helva requiere una cocina colectiva. Se invita la gente a la "conversación de helva" para pasar las tardes largas de invierno. El helva al aceite de sésamo, más común, se vende en cuadrados en todas las tiendas de ultramarinos.

Se debe citar otro postre compuesto de un trozo de pan especial cocinado en sirope y con una capa de nueces abundantes y de crema espesa. Es un postre excelente que se deberá degustar en el restaurante Ikbal en Afyon, sobre la carretera nacional que va de Ankara a Izmir. Existen tiendas que venden, exclusivamente, baklava, bórek o muhallebi. Se puede consumir de pie, en algunas mesas nidadas en un rincón de la tienda o comprar y llevarlo. Las pastelerías de baklava ofrecen también en general su bóregi (hojaldres de pasta sobrepuestos y rellenados de queso). La mayoría de los restaurantes de borek ofrecen también productos lácteos, están ideados para tomar el desayuno y el almuerzo a cualquier hora del día porque en los restaurantes clásicos el servicio para a veces a las 14:00 horas. Numerosas pastelerías de productos lácteos sirven también la sopa de pollo.
En todo caso, es posible darse un festín de bórek y de productos lácteos durante sus vacaciones con un presupuesto limitado. Los restaurantes más conocidos en este género son Saray, en la calle Istiklal de Beyoglu, Istanbul, y todos que se encuentran en Sariyer, un barrio del Bosforo. Solamente en Turquía podrá encontrar el sabor verdadero de estos postres. Además de la gama de lokum, existe un tipo de postre menos conocido que se puede traer en una caja. Son los patés de frutos secos, un tipo de mazapán a base de almendras o de pistachos. Los mejores se encuentran en una tienda minúscula en el barrio de Bebek, Istanbul. Se conservan mínimo un mes y son apreciados después de comer. Finalmente el marrón glacé, especialidad de Bursa, figuran entre los más suculentos postres.

Facebook
Twitter